In BLOG, NEWS&FASHION

Las primeras máscaras se vieron en el siglo XVI como elemento decorativo y práctico de las cortesanas.

Se llevaban para proteger la piel de los elementos externos y no cuartearla o resecarla con el frío, para mantenerla suave y tersa. o para protegerla del sol, y conservar la tez pálida como era el gusto en esa época. Sobre todo cuando montaban a caballo o hacían actividades al aire libre. Un dato curioso es que también se utilizaban en el interior de las casas, en las reuniones sociales. También la usaban para acudir al teatro y así ocultar sus rostros e identidades, ya que en esa época estaba prohibido que las damas respetables acudieran al teatro.

Se confeccionaban de terciopelo o de seda y cubrían prácticamente todo el rostro. Podían ser de color blanco o negro y tenían agujeros en los ojos y en la boca. Se sujetaba con con unos cordones alrededor de la cabeza y un abalorio o botón que se ponía entre los dientes.

boca 2

boca 1

En este grabado de Wenceslaus Hollar “Invierno” (1643), la dama no sólo lleva la máscara para protegerse del frío, también  los manguitos tabulares. Esta combinación de máscara y maguitos se puso de moda en Italia a principios de la década de 1570.

grabado ph

El antifaz sólo cubría los ojos y la nariz y se utilizaba en los, por todos conocidos, bailes de disfraces o de máscaras. Se sujetaba con un palito y se colocaba a la altura de los ojos. Pronto este tipo de máscara se unió al sinónimo de licencioso, por la utilidad que le daban las mujeres para coquetear con los hombres.

cuadro-pontevedres ph ARMAND MIRAVALLS BOVE ph

el-misterio-permisivo-el-antifaz-del-anonimat2 3

el-misterio-permisivo-el-antifaz-del-anonimat3

 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

Estaremos encantados de responder a todas tus dudas, escríbenos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo.